Síntomas de la malaria

Los síntomas son consecuencia del avance parasitario de la infección por el torrente sanguíneo

La malaria es una enfermedad febril aguda caracterizada por una sintomatología que incluye fiebre, escalofríos, dolor de cabeza o vómitos y que suele hacerse patente a la semana de haber recibido la picadura del transmisor: mosquito anopheles. Los síntomas de la malaria se presentan cada 48 o 72 horas (el tiempo necesario para que los parásitos destruyan los glóbulos rojos) provocando anemias (como consecuencia del menor número de glóbulos rojos) el vertido de grandes cantidades de hemoglobina en el torrente sanguíneo.

Sintomatología de la malaria

La malaria se caracterizada por incluir: fiebre, escalofríos, dolor de cabeza o vómitos

fiebre

escalofríos

dolor de cabeza

vómitos

El diagnóstico de la malaria se produce con un examen de la cantidad y la forma de las células sanguíneas

Además de fiebre, escalofríos, dolor de cabeza o vómitos, la malaria puede incluir síntomas como la presencia de sangre en las heces, ictericia (amarilleo de la piel), dolor muscular o espasmos. El diagnóstico de la infección de un paciente por malaria se confirma mediante la realización de un examen tanto de la cantidad como de la forma de las células sanguíneas del paciente. Este tipo de pruebas, conocidos como ‘frotis de sangre’, son tomados a intervalos de seis a doce horas. Asimismo, un hemograma identificará la anemia si está presente.

SUSCRÍBASE A LAMALARIA.COM

Y RECIBA LAS ÚLTIMAS NOVEDADES

No le llevará más de 1 minuto

Suscríbase para recibir las últimas actualizaciones sobre la enfermedad parasitaria (malaria o paludismo) causada por la picadura del mosquito anopheles.

Reciba, en su bandeja de entrada, los artículos, videoblogs y documentaciones más recientes, editadas por el equipo de lamalaria.com, y manténgase informado de su evolución en España.

El tratamiento farmacológico de la malaria varía en función del lugar en el que se haya contraído la infección

Los pacientes infectados por malaria suelen requerir su ingreso en el hospital, especialmente los afectados por el parásito «P. falciparum». El tratamiento farmacológico de la malaria varía en función del lugar en el que se haya contraído la infección; así, elementos como la cloroquina, la quinina, la mefloquina o los derivados de artemisinina, pueden ser empleados como fármacos antipalúdicos. En algunos pacientes pueden ser necesarios cuidados médicos y asistencia respiratoria.

El parásito penetra en el torrente sanguíneo del infectado tras la picadura del mosquito anopheles

La malaria es una enfermedad causada por la introducción de un parásito en el torrente sanguíneo del infectado, tras la picadura del mosquito anopheles. Este tipo de parásitos, los ‘esporozoítos‘, alcanzan las células del hígado (los hepatocitos) donde se reproducen hasta el momento en el que rompen este tipo de células y son liberados a la circulación sanguínea en forma de ‘merozoítos‘. Una vez en la sangre, los merozoítos infectan a los glóbulos rojos, propiciando su rotura en un periodo de entre dos y tres días (48/72 horas) después de la infección. La malaria también puede ser transmitida mediante transfusiones sanguíneas y, en el caso de mujeres embarazas, de forma congénita al feto.

Síntomas de la malaria
5 (100%) 5 votos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies